Un trabajo menos: el guión técnico

No tengo muchas oportunidades para escribir. Entre los videos y el trabajo ya se me va casi todo el día y, a veces, la noche. Sin embargo, quisiera armar un informe semanal de cómo viene “Música para Elegidos“. Me viene bien por dos razones: a futuro va a ser un lindo diario de rodaje; y en este momento me da la responsabilidad de llevar a cabo el proyecto y no decepcionarlos. 

Y si. Ustedes, mis suscriptores de YouTube, Facebook o Twitter, me acompañaron en mi carrera durante los últimos dos años. Quiera o no, ya son una parte importante de mi vida. Así que, como a todo familiar, no hay que defraudarlos.

Guión Técnico

En fin, terminamos el guión técnico de Música para Elegidos. Ahora queda dibujar un par de storyboards más y arrancar con la preproducción como se debe. Mañana temprano —demasiado temprano—, me voy a ver una de las posibles locaciones para el corto. Lo bueno es que casi toda la historia transcurre en dos departamentos distintos. Tomi [Gonzalez Montalvo, director de arte en “El Bosque de los Sometidos“] podría lograr que un solo departamento parezca dos distintos y eso nos abarataría muchísimo los costos de logística, pero incrementaría los de arte. Hay que ver cuál termina resultando mejor negocio. Si tengo que hacer predicciones, yo me inclinaría a optar por que subamos los costos de arte. Mover a la gente parece fácil y barato, pero siempre termina comiéndonos gran parte del presupuesto sin que nos demos cuenta. Vamos a ver qué sucede en este caso.

Nicolás Amelio-Ortiz | ZEPfilms