¿Para qué tanto trabajo?

Me acuerdo que cuando recién empezaba a estudiar cine, una de mis grandes dudas era por qué se hacía tanto trabajo en preproducción. Lo entendía a nivel teórico: Una sinopsis es un resumen del guión, un storyboard es una descripción en dibujos de cada plano y un presupuesto es donde van todos los números y precios. Todo bastante simple y lógico. Aún así, no entendía para qué servía la mayoría de estas cosas a nivel práctico. Si, por ejemplo, el director sabía qué planos quería hacer, ¿Para qué gastarse en hacer storyboards o guión técnico? Muchas veces en mis videos, la gente me hace esta misma pregunta. Así que hoy les voy a dejar un par de casos reales donde el trabajo de preproducción si sirve, usando Música para elegidos como ejemplo. 

STORYBOARDS: Ya conseguí director de fotografía, se llama Tomás Cortés. Es un grande y trabajó conmigo en El Suplicio. El único problema es que vive en Panamá y recién llega a Argentina en la última semana de marzo. Entonces, ¿Cómo hago para charlar con él sobre la fotografía? Si no puedo ir con él a las locaciones o reunirme en algún bar, una buena opción alternativa es mandarle los dibujos de cada plano. De ahí puedo conseguir feedback directo sobre cuántas luces vamos a necesitar, cuánto va a tardarse en armar una puesta de luz para cada plano y qué otras cosas nos van a hacer falta para llevar a cabo las distintas escenas.

storyboard-zepfilms

Los storyboards también me sirven para discutir con el director de arte. En el cortometraje, por ejemplo, hay un personaje que aparece solamente en un plano, dónde lo mostramos hasta la cintura. ¿Necesita el director de arte preocuparse por el calzado de este personaje? Quizás si, a nivel creativo. Pero en cuanto a producción, no necesita ni siquiera tenerlo en cuenta. Gracias a los storyboards, sabe perfectamente que los pies del personaje nunca se van a ver. Nos acabamos de ahorrar una pequeña parte de presupuesto en vestuario. 

PLANTAS DE CÁMARA: Mi productora está buscando locaciones. Encontró como treinta departamentos para recomendarme. ¿Cómo hace para reducir esa lista? Una de las primeras cosas que se fija es en cuánto espacio necesitamos en cada lugar. Generalmente en cine uno precisa espacios grandes para filmar. La razón es simple: además de los actores, todo el equipo de cámara y sonido deben estar presentes grabando la acción. Con las plantas de cámara, uno se puede dar cuenta bien rápido cuánto espacio se va a necesitar, y decidir si un cuarto conviene o si es demasiado chico.

Hablando de distancias, ese es un gran problema que siempre tienen el director de fotografía y el sonidista. Uno necesita lugar para los micrófonos y el otro necesita lugar para la cámara. Imagínense ahora este problema, con el agregado de que ninguno de los dos se conocen y uno de ellos vive en Panamá. Con una planta de cámara es mucho más fácil resolver todo. El director de fotografía me dice dónde se va a parar él y sus equipos y el director de sonido me dice dónde necesita espacio para meter los micrófonos en cada plano. Yo después les marco el espacio a ambos y durante el rodaje nadie se preocupa.

GUIÓN TÉCNICO: En el guión técnico yo me anoto absolutamente todo, razón por la cual tiene tantas marcas y anotaciones. Quizás no le sirva mucho al equipo técnico, ya que es prácticamente indescifrable. Aún así, para mi es un mapa con absolutamente todos los datos de cada escena. Sin él, estaría completamente perdido durante el rodaje y no podría decirle bien a mi equipo qué plano grabar antes y cuál después. Sin tener estos datos a mano constantemente, se generaría confusión en la gente y, finalmente, perderíamos bastante tiempo. El guión técnico también me sirve para anotarme cosas que me gustaría que hagan los actores. Muchas de estas anotaciones quizás me las olvidaría en la vorágine de la producción, pero acá quedan perfectamente documentadas para tenerlas en cuenta durante ensayos o incluso en la misma grabación.

SINOPSIS: Hace poco, Facundo Salomón me llamó para preparar el casting. Estuvimos viendo las opciones de actores y cuando finalmente nos decidimos, mandamos los mails para arrancar una convocatoria. Muchos de los actores que nos respondieron estaban interesados, pero querían saber un poco de la historia. Nada mejor que una sinopsis para responder esa pregunta rápidamente. Acá yo les recomiendo que siempre tengan a mano una sinopsis corta (de tres a cinco lineas) y una sinopsis larga (de diez lineas a una página). Un posible actor o cualquier otra persona se las puede estar pidiendo en cualquier momento y, por lo tanto, nunca viene mal tenerla encima.

Música para elegidos está en gran parte financiado por mi, con lo cuál no tengo la obligación de mandarle una carpeta de producción a nadie, ni tampoco tengo limitaciones creativas. Pero como pueden ver en los ejemplos de arriba, hacer este trabajo me ahorra muchísimos problemas com director.